Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
ABIERTO MADRID RÍO

La capital de España se reconcilia con el Manzanares gracias a Madrid Río

Madrid Río ya es una realidad. Tras unas obras que comenzaron en 2004, y en las que se soterró la M-30 a su paso por la ribera del Manzanares para después acometer una remodelación de los terrenos liberados, por fin se ha culminado un parque de 120 hectáreas que acaba de ser abierto en su totalidad.
 
Si Barcelona dejó de dar la espalda al mar gracias a la transformación que sufrió la urbe con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992, Madrid ha hecho lo propio con su río, aunque la ocasión no haya tenido que ver con la organización de unas Olimpiadas que todavía se resisten.

La ciudad de Madrid se reconcilia con el río Manzanares

La ciudad de Madrid y el Manzanares se han reconciliado tras años sin mirarse el uno al otro. El río que atraviesa la capital de España nunca gozó de muchas simpatías; se le acusó de pequeño, de poco caudaloso e incluso de 'arroyo aprendiz de río', como señaló el propio Francisco de Quevedo. Sin embargo, pese a que el menguado caudal del Manzanares sigue sin incrementarse, al menos ahora su paso por Madrid cuenta con un parque a la altura de este afluente del Jarama tantas veces despreciado. Tras unas faraónicas obras para soterrar la M-30 a su paso por las orillas del río y el posterior acondicionamiento exterior, el parque Madrid Río ya es una realidad para delicia de madrileños y visitantes.

Un gran corredor desde el Pardo hasta el Nudo Sur


El 15 de abril de 2011 fue el día en el que se abrieron al público los últimos espacios verdes, puentes y pasarelas, por lo que ya se pueden disfrutar de los 1.210.881 metros cuadrados con los que cuenta Madrid Río, y que han posibilitado la existencia de un corredor verde desde El Pardo hasta el Nudo Sur y que también une el Parque Lineal del Manzanares y la Casa de Campo. En este parque de 120 hectáreas se encuentran 40.771 m2 de instalaciones deportivas, en los que hay 33 pistas para practicar diversas modalidades deportivas, así como tres de actividades para mayores y 17 zonas de juegos infantiles, destacando los enormes toboganes y la tirolina, que ya están causando furor entre los niños madrileños.

La ciudad de Madrid se reconcilia con el río Manzanares

Además de ello se han inaugurado 33 pasos que unen las dos riberas del Manzanares a lo largo del nuevo parque, y se han rehabilitado algunos de los históricos puentes que salvaban el río, como el Puente de Praga, el de San Isidro y el de Toledo, entre otros. Pero de entre todas estas pasarelas la que más personalidad dota a este nuevo proyecto es el Puente diseñado por Dominique Perrault, que ubicado entre el Puente de Toledo y el Parque de la Arganzuela destaca por su belleza, modernidad y monumentalidad.

Un paseo arbolado


Muy cerca de Perrault se halla el nuevo Parque de la Arganzuela, que ahora acoge también la playa urbana de Madrid, un espacio compuesto por tres recintos acuáticos de forma ovalada y de escasa profundidad para refrescarse y soportar los rigores primaverales y estivales de la capital. Por su parte, el Matadero y el Invernadero también están en proceso de restauración. Asimismo, el Salón de Pinos y los 5.963 árboles de 47 especies y los 470.844 arbustos de 38 especies componen la oferta de flora del enorme parque, dotando al lugar de mayor belleza y naturalidad.

La ciudad de Madrid se reconcilia con el río Manzanares

La gran obra de las obras que comenzó en 2004 impulsada por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y que también ha financiado el Plan E de Zapatero, ha endeudado aún más a los madrileños; sin embargo les ha dado un nuevo parque para su disfrute y les ha devuelto el río, ese Manzanares que quizás ahora vuelva a tener la importancia y la dignidad que tanto se merece.
Guillermo Álvarez Corrales | 18 de Abril de 2011