Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
FUSIÓN

El Ministerio de Fomento busca acreedores para suplir la deuda de todas las autopistas y peajes en quiebra

Actualmente la deuda asciende hasta los 3.800 millones de euros. El ministerio planteará a la banca una quita del 50%.
 
Las cuatro radiales de Madrid también entrarán en el concurso

Las cuatro radiales de Madrid también entrarán en el concurso


Ana Pastor y el Ministerio de Fomento parecen haber encontrado la solución a un mal endémico en parte de las infraestructuras construidas durante la burbuja inmobiliaria. Todos los activos en quiebra como autopistas y peajes se aunarán en una fusión como ente pública, una 'empresa pública' que entrará a concurso de acreedores al completo.

Estas infraestructuras en quiebra suman un total de nueve autopistas con una deuda de 3.800 millones de euros. A partir de esta situación, el ministerio intenta con ello crear una vía alternativa en la que se negocie una quita del 50% de la deuda y se establezca un concurso de acreedores sin que llegue a transformarse en una liquidación inmediata.

Desde Europa Press se apunta a una herramienta básica como eje para dar solución a esta deuda: la Ley Concursal, aprobada en Consejo de Ministros el pasado 5 de septiembre.

Las autopistas de Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante también están actualmente en concurso de acreedores

Las autopistas de Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante también están actualmente en concurso de acreedores


Una empresa pública con todos los activos en quiebra


Esta Ley Concursal entiende la deuda como una tasa en "régimen especial aplicable a las situaciones de insolvencia de las empresas concesionarias de obra y servicios públicos contratistas de las administraciones públicas".

Antes de la fusión anunciada, el ministerio deberá aunar el conjunto de los concursos de cada uno de los casos, para crear con ello un 'pacto conjunto común'. Desde ahí y con la deuda cerrada, Ana Pastor espera que se inicie un proceso más estable y progresivo en el que se establezca un modelo de negocio para dicha empresa pública, rentable y que a la vez sea capaz de pagar la deuda común sin recurrir a las arcas públicas.
Alejandro Iriarte | 24 de Septiembre de 2014