Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
EXPOSICIÓN

Las monjas de clausura de Chinchón abren por segunda vez su patrimonio al público

Se exponen tesoros como piezas de artesanía, óleos, objetos de decoración, figuras religiosas y vestidos litúrgicos. Hasta el 8 de diciembre se pueden visitar en el Convento de las Hermanas de Clausura Clarisas.
 
El convento de las Hermanas de Clausura Clarisas de Chinchón guardan un pedazo de la historia de España. Desde 1653, cultura y la religión han regido los designios de un pueblo, de una ciudad y de un país en todo su esplendor. Piezas únicas de incalculable valor siguen escondidas bajo las normas estrictas de una congregación religiosa que no permite ningún contacto con el exterior.

Trajes de la liturgia en la exposición

Trajes de la liturgia en la exposición


En la exposición 'Los Tesoros de la Clausura' se exponen obras de artesanía litúrgica hechas en materiales preciosos como el mármol o el oro. Ejemplos de óleos, objetos de culto y decoración que acompañan algunas de las estancias del convento se han expuesto para el disfrute del visitante. Además de los objetos propios del convento como los sagrarios, los termos, figuras religiosas o vestidos, muchas de las adquisiciones provienen de palacios señoriales o de propias estancias del convento ya que muchos fueron donaciones o por ejemplo, de las familias de los Duques o Condes de Chinchón.

“Una exposición que une la historia con la promoción turística del destino. Un pedazo de la histora de la localidad que no solo beneficiará a Chinchón, sino también a los amantes del arte, de la cultura y de la religión, ya que con ‘Los Tesoros de la Clausura’ podrán encontrar piezas únicas con más de tres siglos de antigüedad. Y lo más sorprendente de todo es que hasta hace bien poco nadie externo al convento podía verlas”, ha comentado la Alcaldesa de Chinchón, Luisa María Fernández.

Plaza Mayor de Chinchón

Plaza Mayor de Chinchón


Historia, cultura y religión


La conservación y rehabilitación de los espacios han perdurado gracias al trabajo y custodia de varias generaciones de Hermanas - actualmente residen nueve- además de la labor de los restauradores que en los últimos años han restaurado estancias como la Iglesia del propio Monasterio, el Claustro conventual o el Coro bajo, lugares por donde también transita la visita a esta exposición.

Sólo del 12 de octubre hasta el 8 de diciembre hay oportunidad de visitar esta limitada y unica exposición.
Alejandro Iriarte | 21 de Octubre de 2013