Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
CONTAMINADOS

Los ríos madrileños registran niveles récord de cocaína, anfetaminas y ansiolíticos

Las muestras se han tomado en el Manzanares, el río que atraviesa la ciudad y el Jarama, el que recibe la mayoría de las aguas residuales de la cuenca este.
 
Dos de los principales ríos de Madrid contienen en sus aguas porcentajes récord en sustancias de cocaína, anfetaminas, opiáceos y ansiolíticos. El Jarama y el Manzanares registran niveles que superan en cocaína y sus metabolitos en la orina a todas las cuencas de los ríos europeos de grandes áreas metropolitanas, como por ejemplo París, Londres o Roma -excepto el río Senne en Bélgica que supera en niveles de cocaína-, según un estudio que recoge El Diario.

Río Manzanares y Puente de Toledo

Río Manzanares y Puente de Toledo


Este estudio ha señalado la presencia de 10 drogas y varios medicamentos en las aguas del Manzanares, un río pequeño y con poco caudal que atraviesa toda la ciudad pero que supera niveles nunca vistos en estudios parecidos a nivel nacional, pues también se han analizado ríos en áreas urbanas de Barcelona, Valencia, Castellón y Santiago de Compostela.

La segunda zona con mayor concentración de estas sustancias es el río Llobregat, cercano a la ciudad de Barcelona y que recibe la mayoría de las aguas residuales de toda el área metropolitana de la capital catalana, cercana a los cinco millones de habitantes. Estos niveles en principio no llegan a ser tóxicos para las personas pero los expertos avisan que pueden llegar a ser dañino para los organismos acuáticos.

Río Jarama a su paso por Talamanca

Río Jarama a su paso por Talamanca


Las depuradoras ayudan, pero no eliminan


Es también importante el hecho de que no todos los ríos españoles, y especialmente los urbanos mantienen los niveles de tratamientos de aguas residuales. Algunos expertos indican que el estudio puede haberse realizado en aguas no tratadas y por ello registrar mayor porcentaje en las muestras tomadas en Madrid, aunque Valcárcel defiende que el agua analizada "evidentemente es agua tratada" y añade que la razón es natural pues los rios de Madrid no tienen apenas caudal.

Valcárcel, directora del estudio publicado en Chemosphere, apunta que en el caso madrileño "es difícil" asociar concentración y consumo. Para concluirlo hay que analizar aguas fecales sin tratar, pero ni la Comunidad de Madrid ni el Canal de Isabel II han permitido en los últimos cinco años este estudio: "el departamento de I+D del Canal de Isabel II no quería que entrásemos en las depuradoras de Madrid".
Alejandro Iriarte | 29 de Octubre de 2013